Japón: lugar donde comenzó la historia

Las raíces de la Soka Gakkai Internacional (SGI) como institución se encuentran en el desarrollo de la Soka Gakkai (Sociedad para la Creación de Valor) en Japón.
 
Los setenta años de historia de la Soka Gakkai han implicado enormes desafíos que han derivado en un impresionante crecimiento y desarrollo, construido por sus propios miembros, quienes se han inspirados en el legado espiritual de los presidentes fundadores.
 
La Soka Gakkai nació el 18 de noviembre de 1930 como la Soka Kyoiku Gakkai (Sociedad Educacional para la Creación de Valor), una pequeña agrupación de educadores encabezada por Tsunesaburo Makiguchi (1871-1944) y su discípulo Josei Toda (1900-1958), quienes se inspiraron en el Budismo de Nichiren Daishonin y se consagraron a la reforma educativa.
 
En la obra Sistema Pedagógico para la Creación de Valor, Makiguchi sentó las bases y principios de la educación soka, donde enfatizaba el desarrollo de la capacidad para el pensamiento crítico de los educandos por sobre la mera rutina del aprendizaje, así como la motivación interior por encima de la obediencia ciega. Esta era una manera de pensar revolucionaria para el sistema educativo japonés de aquel tiempo.

Por otra parte, para el Estado, la educación y la religión eran herramientas para divinizar al Emperador como un dios viviente y movilizar a la nación hacia la guerra. Toda y Makiguchi se reunían con las personas para discutir abiertamente la manipulación de la religión que efectuaba el Estado y advertían sobre la funesta tendencia hacia la guerra. En 1943, el Estado detuvo a algunos miembros de la Soka Gakkai y encarceló a Makiguchi y a Toda, catalogándoles de "delincuentes ideológicos". Makiguchi murió en la cárcel manteniendo firmemente hasta el final sus principios y convicciones.
 
En medio de las cenizas y el caos de la pos guerra en el Japón, Toda fue finalmente liberado. Este evento fue el inicio de la reconstrucción de la organización, eliminando la palabra Kyoiku, y recreándola bajo el nombre de Soka Gakkai. Toda amplió la visión de la organización, de una sociedad para el mejoramiento de la educación a una sociedad para el mejoramiento integral de la comunidad. Él promovió la práctica del Budismo como un medio de fácil acceso para que las personas pudieran reconstruir sus vidas y superar los obstáculos, en su búsqueda de la felicidad.
 
Toda falleció en 1958 y Daisaku Ikeda tomó la presidencia de la Soka Gakkai, en 1960, cuanto tenía 32 años de edad. Bajo su liderazgo, la organización continuó creciendo y ampliando su enfoque al abrazar las actividades en los campos de la paz, la cultura y la educación. Paralelamente, la membresía fuera de Japón continuó creciendo, por lo que fue inevitable la creación de la SGI con el objeto de atender las necesidades propias de ese crecimiento y de profundizar el compromiso de la Soka Gakkai con el bienestar de toda la humanidad.
 
Volver