El siglo XXI se vislumbra como la era de las grandes travesías del espíritu. Se trata, sin duda, de un estimulante desafío que habremos de encarar si deseamos concretar un mundo auténticamente pacífico. Esto sólo será posible si se cultiva una profunda transformación espiritual que sea capaz de trasmutar los históricos ciclos de violencia que tanto dolor han causado.

La esperanza de construir sociedades iluminadas por valores
que busquen traspasar el sufrimiento y brindar felicidad a las personas, cobra particular importancia en una época caracterizada por las guerras, el terrorismo y la pobreza.
El planeta entero está inmerso en tiempos que invitan al reencuentro con los principios de la paz, la justicia, la tolerancia, la solidaridad y la no-violencia. Son principios que han inspirado las vidas de tres líderes fundamentales del siglo XX: Mahatma Gandhi, de la India, Martin Luther King (h), de los Estados Unidos, y Daisaku Ikeda, de Japón.

La exposición “Gandhi, King, Ikeda: Un legado para la construcción de la paz” recoge la herencia
filosófica de estos hombres.

La muestra fue organizada por la Capilla Internacional Martin Luther King (h) de la Universidad Morehouse, en los Estados Unidos, por iniciativa de su decano, el doctor Lawrence Carter,
y ha recorrido desde el año 2001 las principales universidades
y ciudades del mundo.

“Gandhi, King, Ikeda: Un legado para la construcción
de la paz”
se encuentra ahora en Venezuela con su esperanzador mensaje de respeto y valorización de la
dignidad de la vida.

La exhibición recoge las acciones emprendidas por estos tres luchadores por la paz. Aunque Gandhi, King e Ikeda provienen
de culturas y continentes diferentes, comparten sus orígenes humildes y el haber padecido el sufrimiento de vivir en medio de sociedades destructivas y autoritarias. Los tres despertaron a la esperanza y entregaron sus vidas a la búsqueda de mejores condiciones para los seres humanos a través de los principios
de la paz y la no-violencia.

“Gandhi, King, Ikeda: Un legado para la construcción
de la paz”
, es una fuente de inspiración para aquellos que - sin distingo de raza, credo o religión - albergan el deseo de vivir en un mundo libre de violencia. Esta iniciativa busca sembrar en los ciudadanos de este país, la convicción inamovible de que el cultivo de la paz se inicia dentro de los corazones de las personas comunes.